SEGURIDAD

El campo de Ibicuy está protegido por un sistema de seguridad que conjuga eficiencia y discreción.

Los chicos no pueden salir sin el correspondiente permiso y lo perciben claramente, pero sin sentirse ahogados en un régimen más severo de lo necesario.

La protección de que gozan en el lugar, por su parte, es amplia y suficiente. Mediante el conteo continuo (Foto 1) se mantiene un total control de los residentes. La tarea de contar habilita funcional y emocionalmente al residente.

TOP
Translate »